domingo, 13 de marzo de 2011

La Expresión Corporal como elemento de la Comunicación


     República Bolivariana de Venezuela
 Universidad Pedagógica Experimental Libertador
Instituto Pedagógico de Barquisimeto
 “Luís Beltrán Prieto Figueroa”
Departamento de Lengua Y Literatura





La Expresión Corporal  
como elemento importante de la Comunicación.















Integrantes: 
Arrieta, Zuanny
Bastidas, Gregoria
Pérez, Yurlay
  

                                                                                                                                                                    

Barquisimeto, Marzo 2011



En la actualidad, se ha evidenciado que la mayoría de los individuos poseen dificultades para expresar con claridad sus opiniones, conocimientos e ideas debido al poco e inadecuado uso del lenguaje, tanto verbal como no verbal, siendo éste instrumento de vital importancia dentro de la comunicación oral, la cual, es la herramienta principal del ser humano para desenvolverse y darse a entender con el resto del mundo. 

Por tal motivo, todos los individuos, como entes sociales, deberían preocuparse por mejorar su capacidad comunicativa, lo cual deriva de la necesidad que ha tenido desde siempre el ser humano para comunicarse y expresarse. 

     Si bien nos comunicamos y expresamos a través de la palabra hablada, un factor que interviene decisivamente en la comunicación oral es la expresión o lenguaje no verbal, que, según Antonio López Villegas (1996), no es más que la presencia o ausencia de elementos extralingüísticos, tales como, gesticulaciones, ademanes, entre otros,  que ayudarán a complementar la información que se quiere dar a conocer mediante la comunicación.

      Esto, sin duda también se ve afectado porque, según Cassany (2005), la función tradicional de la escuela, en el área de la lengua, ha sido básicamente enseñar a leer y escribir y ha dejado a un lado las habilidades de la expresión oral y corporal.
        
     Aunado a ello, la necesidad comunicativa ha sido cubierta por el desarrollado de diversos medios tecnológicos que nos permiten estar comunicados, pero, con ello se ha dejado de lado el importantísimo proceso comunicativo tradicional en donde realmente existe una interacción personal. 

Sea cual sea el ámbito en el que nos desenvolvamos, es fundamental que nuestros mensajes sean consecuentes con la actitud, la postura y los gestos que emita nuestro cuerpo.

Por ello, se hace necesario que dentro de las prioridades del docente esté el promover actividades que fortalezcan las competencias comunicativas de sus educandos de manera sencilla, amena y dinámica, para que en éste proceso se dé realmente un aprendizaje significativo.

Dentro de los elementos extralingüísticos mencionados anteriormente encontramos el conglomerado de la expresión corporal, la cual, en la actualidad es contemplada como un área más del currículo, desde la educación infantil.

La expresión corporal es una disciplina que permite encontrar por medio del estudio y la profundización del empleo del cuerpo un lenguaje propio.

Sus elementos son:

v  Voz: La imagen auditiva tiene un gran impacto para el auditorio. A través de la voz se pueden transmitir sentimientos y actitudes.
v  Postura: Es necesario que el orador establezca una cercanía con su auditorio. Por eso, debe evitarse la rigidez del cuerpo y reflejar serenidad y dinamismo.
v  Mirada: De todos los componentes no verbales, la mirada es la más importante. El contacto ocular y la dirección de la mirada son esenciales para que se dé la interacción adecuada entre la audiencia y el orador.
v  Gestos: según Mehrabian (1981) el 55% de lo que se comunica se hace mediante gestos, sobre todo faciales: muecas, levantamiento de cejas, sonrisas, movimientos de labios, fruncimiento del ceño, entre otros.
v  Cuerpo: Es importante, sobre todo, no mantener los brazos pegados al cuerpo o cruzados.  De igual manera se debe cuidar la distancia y posición de las piernas.

Como propuestas para el desarrollo de la expresión corporal se presentan las siguientes técnicas o actividades, que son sólo algunas de las muchas que se pueden utilizar:

ü  El Zoo
Objetivos: Expresión motriz y movimiento.

 

Se propone a cada estudiante que escoja 3 animales de su  preferencia para luego representarlos ante el grupo siguiendo el orden de menor a mayor, o de mayor a menor tamaño.


ü  Cámara Lenta
Objetivos: Trabajar el control del movimiento, la concentración y la expresión gestual.

Representar un deporte, un oficio, juego o cualquier situación simple, componiendo los gestos y realizándolos muy despacio. Como si fuera una imagen proyectada a cámara lenta.

ü  El juego de las películas
Objetivos: Ejercitar la expresión motriz y la representación gestual.

Los estudiantes se dividen en dos grupos. Cada grupo debe representar una pantomima sobre una película delante del grupo contrario e intentará que descubran el título de la película en cuestión. El grupo que lo hace no puede decir nada ni emitir ningún sonido; tampoco puede dibujar en el aire las letras del título. Todo debe hacerse con gestos. Actuarán una vez cada grupo, y un niño/a distinto cada vez. Ganará el equipo que más títulos haya adivinado del equipo contrario, y mejor haya representado la pantomima correspondiente a cada título de película. También se puede hacer con la variante de representar a un personaje famoso.

ü  El Espejo
Objetivos: Incidir en la sensibilización de formas y la observación directa.

Dos estudiantes sentados uno delante del otro. El primero se mira al espejo y empieza a hacer gestos muy despacio. El otro es la imagen del primero y por tanto, debe hacer todo lo que hace el primero como si fuera la imagen del que se mira al espejo. Después intercambiarán los papeles.

ü  El Ciempiés
Objetivo: Ejercitación motriz y dominio del cuerpo.

Se formarán equipos de 5 participantes colocados en fila. El primero con las manos en las rodillas. Los demás, con las manos en los tobillos del anterior. Trazar un circuito e intentar que lo realicen sin soltarse (romper el ciempiés). No utilizar competición entre los grupos, para conseguir una ejecución correcta.

ü  Mi Nombre es
Objetivo: Dominio de expresiones faciales, corporales y modulación de voz.

Los participantes se colocarán en un círculo y cada uno dirá su nombre pero aplicando algún sentimiento o emoción como alegría, tristeza, amor, rabia, miedo, pena, entre otros, usando para ello distintas expresiones corporales y tonos de voz; pausado, rápido, alto, bajo, susurro, grito.  Cada ronda la comenzará el docente para que los participantes sepan cómo hacerlo.

ü  Biodanza
Objetivo: Estimular los movimientos corporales y estado anímicos con la música.

Para esta actividad, los estudiantes deberán, con anterioridad, dividirse en equipos y elegir una canción del tipo de música de su agrado para realizar ante sus compañeros un baile que refleje el mensaje emitido por la canción.

ü  Día a día
Objetivo: Respiración y relajación corporal

Individualmente, cada alumno representa lo que hace antes de irse a la cama, acompañando con una respiración cada vez más pausada, hasta quedarse dormido. Es importante que el ambiente sea agradable y silencioso.

ü  El Cuerpo
Objetivo: Conocimiento del cuerpo y percepción táctil.

Por parejas, uno de los alumnos con los ojos cerrados tiene que ir tocando al compañero y nombrando las diferentes partes del cuerpo que este le va acercando a sus manos.
Contenidos que desarrolla:


Otras recomendaciones para el desarrollo de la Expresión Corporal

Sea cual sea el ámbito en el que nos desenvolvamos, es fundamental que nuestros mensajes sean consecuentes con la actitud, la postura y los gestos que emita nuestro cuerpo. Por ello, es importante que el docente promueva y motive al estudiante a que:

1.         Enseñe a su cuerpo a hablar:
De manera que su cuerpo y rostro transmitan un mensaje positivo al interlocutor, poniéndolos frente al cuerpo y la mirada de la persona con la que habla.

2.        La distancia sea apropiada:
Lo cual es fundamental a la hora de establecer una relación o comunicación, sea cual sea el ámbito en el que nos desenvolvamos. Una distancia relativamente larga, denota personas frías y distantes mientras que, si nos acercamos  demasiado, podemos transmitir una sensación de falta de respeto o incluso, de agresividad.

3.         Tenga seguridad en sí mismo:
La única forma de transmitir seguridad es generando confianza y, para ello, es fundamental haber ejercitado la autoestima. Si es seguro en sí mismo y confía en sus cualidades y aptitudes, es exactamente eso lo que transmitirá.

4.        Las extremidades, una gran ayuda:
En el ámbito que nos ocupa y, hablando de expresión corporal, son las extremidades las que trasmiten los mensajes.

Es fundamental tener los pies apoyados en el suelo, este es un gesto que denota confianza y seguridad.
De igual forma los brazos deben permanecer sueltos y relajados, accionando acorde con nuestras palabras y sin ser cruzados cubriendo el tórax, los brazos cruzados dan una impresión de estar cerrados frente a la otra persona.

5.         La mirada es el núcleo central de la expresión corporal:
Una mirada puede establecer un vínculo o romper para siempre la posibilidad de relacionarnos.  El contacto visual directo aporta a nuestro interlocutor la posibilidad de comprobar si lo que decimos es o no cierto.



Conclusión

Como ya se mencionó anteriormente, la expresión corporal es una disciplina que debe atender el desarrollo integral de los estudiantes, por ello, es deber del docente crear pautas o establecer técnicas de expresión para que los alumnos puedan comunicarse y entenderse con él, entre ellos y con su entorno.  

Así mismo, es importante destacar que, una expresión corporal adecuada puede modificarse y optimizarse, sin embargo no es posible si el trabajo no tiene su origen en el interior de cada individuo, lo cual se lograría a plenitud si la motivación al desarrollo de la expresión corporal se da desde el nivel de educación primaria, donde debido a la edad, es cuando mejor se puede adaptar la conducta del niño y enseñarle a comunicarse con un lenguaje no verbal.

Queda de parte del docente seleccionar y utilizar las diversas técnicas y recursos didácticos de los que dispone para mejorar las competencias comunicativas de sus educandos en cuanto al lenguaje verbal y, en especial, al no verbal, siendo éste elemento importante en la comunicación.  Y así, lograr con ello la formación de un individuo social, integral, creativo e innovador, que sea capaz de comunicar efectivamente sus ideas, opiniones, creencias, sentimientos, conocimientos y emociones.













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada